¿Qué cosas no debes hacer mientras besas?

  • Ricardo Valenzuela
  • 30 septiembre, 2019
  • NOTICIAS
  • 139 Views

Según la sexóloga Andy Bouchot, en el hermoso arte de los besos hay cosas que debes y NO debes de hacer. Tal vez parezca lo más instintivo del mundo, pero en realidad tiene su ciencia.

Sin importar si es el primero o el décimo, un beso siempre debería ser perfecto. Y para conseguir una unión oral agradable, es importante poner atención al lenguaje corporal de tu pareja.

No escuchar lo que su boca está tratando de decirte.

En la mayoría de los casos, la forma en que tu pareja te besa es la forma en que quiere que la beses. Así que especialmente al principio, es importante que pongas atención a sus besos porque serán tu guía principal para hacerla temblar.

Quedarte en los labios.

Besos no necesariamente significa labios. Es el lugar perfecto para empezar, pero hay otras zonas importantes para besar como: el cuello, las orejas, las mejillas, la nariz. Prácticamente cualquier zona de su cuerpo.

Pensar en lo que harás después.

Esto no es ajedrez. Es besar. Y aunque será tentador sobreanalizar lo que la otra persona hará… no lo disfrutarás tanto si necesitas prepararte para cualquier movimiento. Lo único que necesitas para disfrutar y dar buenos besos, es relajarte y dejarte ir.

Dejarse llevar por 3 excesos principales.

Hay 3 cosas que NUNCA deben sobrar en un beso: saliva, mordidas y lengua. Existe una línea muy delgada entre poca y mucha saliva… y los excesos pueden arruinar cualquier beso. El autocontrol será tu mejor amigo para evitar errores futuros.

Brincar del 0 al 100.

En mi época de preparatoria, besé a un chico y 10 segundos después, trataba de meter sus manos a mis jeans, cuando JAMÁS le dije que quería eso. No fue placentero, sino aterrador, y me dieron ganas de cachetearlo y nunca besar a nadie más. Muévanse lentamente, observa a tu pareja y pregúntale lo que quiere. ¿Más besos? ¿Un poco de toqueteo? No importa si llevan 2 semanas o 2 años juntos, el consentimiento es clave para cualquier tipo de intimidad.

Dejar al otro hacer todo el trabajo.

A menos de que quede entendido que uno de los 2 tomará el control, no deberías dejarle toda la iniciativa a tu pareja. Están haciendo algo que requiere de 2 personas y, por ende, ambos deberían trabajar en tener la mejor experiencia posible.

Liderar con la lengua.

Un beso puede ser mágico… a menos que lo arruine tu lengua. SIEMPRE debes liderar con los labios al empezar un beso. Una vez que encuentren un ritmo, puedes incorporar tu lengua y una mordida por aquí o por allá, pero sólo hasta que el momento lo amerite.

Hacer todo tipo de ruidos.

Es inevitable hacer un poco de ruido, pero entre más succión haya, más alto será. Si bien no es algo que siente, es algo que se OYE, y puede distraer a la otra persona y transformar el momento excitante, en uno incómodo.

Olvidar respirar.

Es posible que tu pareja te quite el aliento… pero no tiene que ser algo TAN literal. Si tienes problemas para respirar cuando se besan, quiere decir que la posición es incorrecta o están aplastando sus narices por el calor del momento.

Lamer sus dientes.

El beso francés es delicioso para unos, y horrible para otros. Pero si vas a tratar de usar tu lengua, lo ideal es que lo hagas bien. Una cosa que NUNCA debes de hacer con ella, es lamer sus dientes. ¿Quién haría eso? Créeme… siempre hay alguien para cosas así.

Fuente: eslamoda.com

Deja un comentario