AL MENOS YA PODEMOS VER LAS NUBES, HABITANTES DE NEZAHUALCÓYOTL

  • Ximena Bautista
  • 20 mayo, 2019

Garganta irritada, ojos llorosos y otros padecimientos fueron constantes en el municipio más contaminado en la reciente contingencia ambiental: Nezahualcóyotl.

Cerca de la estación de monitoreo del aire en Neza, donde autoridades ambientales buscaron más fuentes de partículas menores a 2.5 micras (PM2.5), vecinos y trabajadores contaron cómo vivieron los días de contingencia, que para ellos acabó ayer.

“Me enfermé de la garganta, luego me dio tos. Me sentía muy mal y me dijeron en el doctor que era por la contaminación.

“Se sintió bastante. Ya bajó. Al menos ya podemos ver las nubes”, contó Diana Montejano, aún enferma.

Gerardo Hernández también resintió la contaminación a bordo de su triciclo que maneja por ocho horas al día.

“Luego se siente el cambio, el mareo, los ojos rojos, la dificultad para respirar y los fuertes dolores de garganta”, recordó Hernández quien, por la necesidad de trabajar, decidió no acudir al médico ante las molestias.

El viernes, el último día de la contingencia, María Guadalupe, de 14 años, presentó una dermatitis que su madre atribuye a la contaminación.

“Empezó con granitos pequeños, pero ahorita ya veo como que ya le está afectando mucho, apenas la voy a llevar al doctor, al hospital de la perla. Ella es muy susceptible a este tipo de infecciones por la contaminación”, dijo Marisol Martínez, madre de María.

En tanto, el titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came), Víctor Hugo Páramo, explicó que cuando las PM2.5 se concentraron en la zona, especialistas verificaron si había algún factor o fenómeno que afectara las lecturas, con hasta 161 Imecas, sin hallar anomalías.

“La principal fuente de las PM 2.5 fueron las partículas de los incendios forestales registrados en otras zonas del país, que los vientos trajeron a la ciudad”, precisó la secretaria de Medio Ambiente, Marina Robles.

Fuente: la-prensa.mx

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *