FORMACIÓN EN LA ESCUELA: LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN ESCOLAR

  • Ricardo Valenzuela
  • 2 agosto, 2019
  • NOTICIAS
  • 144 Views

La educación infantil es el primer nivel del sistema educativo. No es obligatoria, pero dado el momento evolutivo en que se encuentran los niños es conveniente que la cursen, ya que su objetivo es impulsar el desarrollo global de todas las capacidades del pequeño.

La meta de esta etapa educativa es el desarrollo equilibrado de las capacidades físicas, afectivas, intelectuales, sociales y morales del niño. En la escuela no se adquieren exclusivamente saberes intelectuales, sino que, inmersos en un grupo, los niños irán saliendo de su universo familiar y aprenderán a vivir.

El colegio es un complemento a la educación que se recibe en casa

Un momento crucial de la educación de nuestro hijo se da cuando el niño empieza a ir a la escuela; ahí descubre mediante su propia experiencia el sentido de las reglas más elementales de convivencia; se da cuenta, por ejemplo, de que para jugar en grupo se deben respetar ciertas reglas, pues si no se siguen el juego pierde su encanto.

También aparece un signo importante del desarrollo moral que es darse cuenta de que los otros pueden sentir y ver las cosas de manera distinta a como él las ve. Hasta ese momento de salir ‘al exterior’ solo tenía como referente a la familia y a un entorno, generalmente, reducido de personas -familia, vecinos, etcétera-.

Aceptar las reglas de convivencia

Es así que en las actividades escolares el niño tiene que aprender a esperar su turno, a escuchar a los otros y a intercalar un espacio de juego con un espacio de trabajo. Esto le ayuda a madurar su inteligencia moral, o sea, su capacidad para decidir cómo actuar en cada momento.

En casa, en la escuela, en el parque, frente a la televisión, todo el tiempo el niño está recibiendo distintos mensajes sobre cómo actuar y cómo decidir, es decir, se le proponen valores en todos los lados y nosotros debemos ayudarlo a elegir cuáles han de ser los guíen su vida. Es decir, nos toca hacerle ver que no todo vale por igual.

La escuela es un complemento a la educación del niño. La escuela forma, pero no se le puede dejar toda la responsabilidad de la educación de un niño. Esa es una responsabilidad de los padres que no pueden ni deben traspasar. Cada día es más habitual esta tendencia a responsabilizar a los colegios y escuelas de la educación de nuestros hijos, queriendo ‘descargar’ nuestra responsabilidad como padres.

La buena educación comienza en casa, se mejora y perfecciona en casa, se corrige en casa y se trata de completar cada día. El colegio es un simple complemento donde se puede poner en práctica todo lo que hemos aprendido desde pequeños en casa y donde se pueden corregir algunas cosas, pero no la mayoría.

Fuente: www.protocolo.org

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.