En ‘Neza’ fui peleonero y alcalde: Héctor Miguel Bautista

  • Ricardo Valenzuela
  • 23 agosto, 2019
  • NOTICIAS
  • 191 Views

En una entrevista al diario Milenio, el ex alcalde de Nezahualcóyotl habla de cómo llegó a esta región, del cómo se fue abriendo paso en la política, y más. Presentamos aquí algunas de sus respuestas.

Él es Héctor Miguel Bautista, quién asegura que fue un “chamaco precoz” en la política y hoy, casi 16 años después de concluir su mandato como alcalde de Nezahualcóyotl, camina por las calles sin temor a insultos o agresiones.

También te puede interesar: “Por el momento no es necesaria la presencia de la Guardia Nacional en Nezahualcóyotl pues la incidencia delictiva en este municipio disminuyó en un 70 por ciento”, aseguró su alcalde Juan Hugo de la Rosa

Ex diputado y ex senador, Bautista se define como nezahualcoyotlense de toda la vida y admite haber sido un niño peleonero en un ambiente hostil, aunque sostiene que su colmo es ser de Neza y no saber bailar.

¿Cómo fue el inicio en política?

Mi familia es de Oaxaca, de la Sierra Norte, y emigró a Ciudad de México. Con la aspiración de toda familia de provincia, en busca de un espacio propio donde vivir, oyeron de ese fenómeno urbano que era Nezahualcóyotl y decidieron comprar ahí.

Neza fue un fenómeno urbano nuevo y a la gente se le vendieron los predios, pero resultó que los terrenos eran federales y la gente, con la cultura que traía de provincia, comenzó a organizarse para buscar la regularización”. Eso propició que yo, a la edad de 14 o 15 años, participara en asambleas que buscaban ese objetivo y ahí inicié mi vida política.

En Neza se fue creando una fuerza de izquierda, de organizaciones sociales, y posteriormente empecé a participar en el Partido Mexicano de los Trabajadores. Con ese vínculo llegamos al Partido Mexicano Socialista y de ahí al PRD. En el caso de Neza, este movimiento urbano y social se convirtió en partido y es así como pudimos acceder al gobierno municipal y lo hemos gobernado los últimos 30 años.

¿Cómo fue su infancia en Neza? ¿Era un niño peleonero?

Ahí te tienes que ganar tu lugar; es un mundo hostil, rudo. Niño que no se peleaba en la primaria y en la secundaria, simplemente no vivió su infancia en Neza.

Todo mundo lo tuvo que hacer y creo que eso despierta en los habitantes una competitividad que se expresa en muchos terrenos, en el estudio y en la actividad económica; fui un chamaco precoz que me apliqué a la política y de eso hay constancia. ¡Y el colmo! Toda la vida en Neza y no sé bailar. Quien no baila, no es de Neza.

¿Puede caminar por las calles sin que le reclamen o le reprochen algo de su gestión como presidente municipal?

Sin duda. Habré lesionado algunos intereses, pero lo que sí puedo decir es que sigo viviendo en Neza, voy a la taquería, voy a las tortillas, porque soy consciente de que no hice nada malo; al contrario, creo que a partir de mi gobierno se consolidó la presencia del PRD en el municipio y hemos tenido éxito electoral.

¿Cuál fue su primer empleo remunerado?

Al terminar la carrera ingresé a la Secretaría de la Reforma Agraria y estaba encargado de la organización de asambleas en comunidades y ejidos, pero a veces surgían sesgos, como la apertura de una carretera que iba contra los intereses de la comunidad, y tú tenías que representar lo institucional. Preferí emigrar de ese trabajo, no era para mí. Decidí seguir en lo mío, en la política.

En el ámbito de la política, ¿existen los amigos?

Más que amigos, lo que se vas construyendo es un compañerismo, yo siempre he creído en los equipos políticos y siempre los he alentado.

Por cierto, usted fue compañero de partido de Rosario Robles. ¿Qué sensación le deja saber que ella está en prisión y enfrenta un proceso por ejercicio indebido de funciones?

Creo que cada quien tiene que hacerse responsable de sus hechos y yo espero que, por su bien, ella tenga la capacidad de deslindarse de responsabilidades y no tenga motivos para estar encarcelada, pero si los tiene, pues debe hacerse cargo de sus actos; independientemente de eso, toda mi solidaridad con Rosario, porque en la época en que convivimos siempre hubo afecto, trabajo de compromiso partidario, y esas cosas no se olvidan.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.