Desaparecen expedientes sobre muertes por ‘balas perdidas’

  • Ricardo Valenzuela
  • 12 septiembre, 2019
  • NOTICIAS
  • 1426 Views

El día de ayer, al ir caminando por una banqueta de la colonia Villa de Aragón, una joven mujer murió al recibir un balazo en la cabeza. Esto como consecuencia de una ‘bala perdida’ en un enfrentamiento entre policías y delincuentes. ¿Se convertirá en un caso más de impunidad?

Varios han sido los enfrentamientos entre grupos del crimen organizado y fuerzas federales que ha dejado como efecto colateral la muerte de cientos de personas que tuvieron la mala fortuna de encontrarse cercanos al sitio de la violencia.

Aunque la Secretaría de Gobernación es la dependencia federal encargada de almacenar los registros de agresiones y muertes por las llamadas ‘balas perdidas’, los expedientes de los últimos diez años fueron alterados o, en algunos casos, desaparecieron.

Esto lo confirmó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a través de una serie de solicitudes de transparencia.

La dependencia federal confirmó la existencia de una base de datos que almacenaba los casos de muertes por balas perdidas; sin embargo, los registros se perdieron debido a “cuestiones ajenas” a la institución y por la transferencia de poderes.

Gráfico: Irene Hernández.

Según especialistas en el tema, la situación vulnera el acceso a la información y da un mensaje de impunidad y falta de castigo para los responsables, ya que pese a no estar tipificado como delito grave, el mal manejo de un arma puede provocar la muerte o una herida de gravedad.

En la última década, organizaciones internacionales han alertado que no se tiene un control o registro exacto sobre muertes o afectaciones a salud por disparos de fuego efectuados por grupos del crimen organizado, policías o ciudadanos armados.

Un hombre quien viajaba en un taxi fue ultimado sobre Avenida de Los Guerreros, colonia Ciudad Azteca, en el Municipio de Ecatepec, donde quedó sobre la cinta asfáltica a un costado del vehículo.

Ángel Brodziak Altamirano, especialista en seguridad por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que los vacíos legales y la gran facilidad con la que se consigue un arma de fuego ha provocado que el número de accidentes por “disparos involuntarios” se multiplique a gran velocidad.

“Es un paralelismo único. En ningún otro país no se lleva un registro sobre muertes o afectaciones por balas perdidas, en ningún otro lado de América Latina o del mundo se carece de un registro de esta problemática”, externó.

De acuerdo con datos del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (UNLIREC) México se posiciona como el segundo país con más casos de violencia armada por balas perdidas.

Este conflicto se agudizó debido a las muertes que se registraron en el primer semestre de este año tras la muerte de un bebé de siete meses, la estudiante Aiidé M. y un menor de edad, todos ellos tras recibir un disparo accidental o provocado por enfrentamientos entre policías y crimen organizado.

Fuente: www.publimetro.com.mx

Deja un comentario