Magdalena era enfermera en el Hospital General Regional 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El 2 de septiembre de 2013 salió de casa al trabajo y no volvió.

Su familia la buscó y la halló sin vida ese mismo día en una calle de Nezahualcóyotl, Estado de México. Desde entonces, han clamado por justicia. Las autoridades no han detenido a ningún posible responsable del hecho.

Ciudad de México, 3 de abril, (SinEmbargo).- Magdalena era enfermera en el Hospital General Regional 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El 2 de septiembre de 2013 salió de casa, en Iztapalapa, y no volvió. Su cuerpo fue hallado sobre la Avenida Texcoco, en Nezahualcóyotl, Estado de México.

Desde entonces, su familia ha exigido justicia sin que ésta haya llegado. Han pasado casi cinco años y la carpeta de investigación ha pasado por las autoridades del Estado de México y de la capital del país, y ninguna persona ha sido detenida por el homicidio.

Incluso, una de sus hijas relató que cuando acudieron a dar su declaración ante el Ministerio Público del Estado de México, una de las personas encargadas parecía más enfocada en coquetear con ellas que en tomar su testimonio.

“Imagínense, yo voy a hablar de mi mamá y el tipo ese me dice, ‘¿y tienes novio?’.”, relató una de sus hijas durante la mesa “Arrancadas de nuestras vidas”, organizada por el académico Pablo Saldaña, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México

 Añadió que desde que ocurrió el crimen, “no hemos tenido posibles sospechosos”. Por lo que exigió que, como mínimo, las autoridades correspondientes se dieran a la tarea de “simplemente de leer la carpeta de investigación”.

La joven apeló a la empatía entre las personas y señaló que sigue sin entender “cómo alguien tuvo la salvajada, la cobardía, de haber lastimado a mi mamá, a tal grado que su cuerpo fue encontrado en la calle”.

“Arrancadas de nuestras vidas”. Imagen especial.

EL CASO

Magdalena Jardón Flores era subjefa de enfermeras en el Hospital General Regional 25 del IMSS. El 2 de septiembre tomó un taxi para trasladarse de su domicilio a casa y no volvió.

Horas más tarde, su esposo se comunicó al hospital para saber si Magdalena había llegada. Por respuesta obtuvo un no.

Desde ese momento inició una búsqueda que concluyó, ese mismo día, con el descubrimiento del cuerpo de la mujer de 43 años sobre la calle Balbuena, en Nezahualcóyotl, Estado de México.

La entidad gobernada por Alfredo del Mazo es una de las más letales para las mujeres. Datos de diversos colectivos señalan que sólo en 2017, se registraron 301 asesinatos en contra de mujeres en la entidad mexiquenses, mientras el 70 por ciento de los casos permanece en la impunidad.

Aunque, por su parte, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sólo registró 37 casos durante 2017.

A nivel nacional, y según cifras del estudio “La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016”, 10 municipios son los más peligrosos para las mujeres en el país. Los tres principales son: Victoria, Tamaulipas; Acapulco, Guerrero; Tijuana, Baja California.