Dos estudiantes de la Preparatoria 3 de la escuela de UNAM se suicidan en sus casas ubicadas en Nezahualcóyotl y Ecatepec no tuvo como origen el bullying o presiones académicas.

Las jóvenes que atentaron contra su vida eran tres, pero una de ellas logro salvarse debido a que sus familiares se dieron cuanto de lo ocurrido y la trasladaron al hospital de esta ciudad.

Dijo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ubicada en la avenida Eduardo Molina, en el norte de la Ciudad de México.

Autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informaron que “Sara”, de 16 años de edad, después de que presuntamente discutió con su madre por la relación que tenía con un novio, fue encontrada ahorcada en su domicilio en la colonia Impulsora en el municipio de Nezahualcóyotl el domingo 11 de marzo.

La semana pasada estudiantes de cuarto grado del turno vespertino de la Prepa 3 Justo Sierra también se enteraron que “Valentina”, otra de sus compañeras, había intentado suicidarse con una sobredosis de medicamentos, pero afortunadamente fue encontrada a tiempo por sus familiares y trasladada a un hospital para atenderla.

El domingo 18 de marzo “Jovana”, del mismo grupo —452 de cuarto año de la Prepa 3, se quitó la vida colgándose de una soga en la recámara de su casa en Ecatepec, confirmaron fuentes de la Fiscalía mexiquense.

Investigan los tres casos.

Aunque estas muertes ocurrieron fuera de la escuela, el hecho impacta a la comunidad universitaria, reconocieron directivos, motivo por el que iniciarían una indagatoria interna a fin de detectar eventuales señales de alerta que estén induciendo a esta conducta suicida.

“De entrada descartamos bullying o presiones académicas por estar en periodo de exámenes”, señalaron autoridades académicas de la UNAM. Con 16 años de edad, las tres estudiantes tenían personalidades diferentes y no eran amigas, sólo compañeras del mismo grupo; “Sara” era extrovertida, de gura delgada; marcaba pauta con su forma de ser, tenía buenas calificaciones y pertenecía al grupo de teatro.

“Jovana”, la segunda joven que se suicidó en una semana, era un tanto tímida, introvertida, no era mala estudiante; “tampoco la notamos deprimida por la muerte de ‘Sara’.

Estaba desconcertada, igual que todos, pero mientras otras de las compañeras lloraban por el deceso; ella sólo permaneció meditabunda sin mostrar mayor agobio”, señalaron compañeros de salón.

“Sin embargo, sabemos que ‘Jovana’ presentó señales de conducta suicida; llegó a rasgarse las muñecas de sus brazos con navajas cuando estaba en la secundaria”, indicaron alumnos de primer ingreso de la UNAM.