Rinden homenaje al arquitecto Enrique Cervantes Sánchez

  • Administrador Ecos Aragon
  • 2 octubre, 2017
  • 0

Estoy muy agradecido de tener tantos amigos que exageran mi trayectoria, destacó ◗ Es uno de los más destacados urbanistas mexicanos, señala Diego Prieto

Enrique Cervantes Sánchez recibió un homenaje por su trayectoria en el Museo Nacional de Antropología.

El urbanista más importante del siglo XX, el arquitecto que rehabilitó el Centro Histórico de la Ciudad de México y que dio sustento a la Ley General de Asentamientos Humanos de 1976, se llama Enrique Cervantes Sánchez, investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que el día de ayer recibió un homenaje en el Museo Nacional de Antropología e Historia por sus años de trayectoria en la planeación de ciudades.

En el evento, uno de los pocos que no fueron cancelados de la programación de la Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia 2017, estuvieron presentes el arquitecto homenajeado; Diego Prieto, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); Ana Lilia Cepeda, ex presidenta del Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México; los arquitectos Francisco Covarrubias Gaitán y Andrés Isunza Fuerte, así como la antropóloga María Teresa Franco.

Enrique Cervantes Sánchez dijo sentirse agradecido de tener tantos amigos que exageran su trayectoria, también agradeció la realización del evento a pesar de las difíciles circunstancias por las que pasa el país y recordó que la “planificación urbana nace del deseo que el habitante tenga de una vida mejor, si no tiene ese sentido, la planificación no tiene ningún significado”.

El arquitecto fue alumno de la Escuela Nacional Preparatoria de la UNAM de 1940 a 1941, entre sus maestros estuvieron Javier Barrios Sierra, Alberto Barajas y Menéndez Samará, después en la Escuela de Arquitectura tuvo como mentores a Federico E. Mariscal y Augusto H. Álvarez. Algunos de sus trabos urbanísticos más importantes son la planeación de las ciudades de Acapulco, Manzanillo, Tampico, Morelia, Zacatecas, Tijuana y Valle de Bravo, así como el proyecto de San Juan de Aragón en la capital.

Sobre la no cancelación del homenaje, Diego Prieto, director del INAH, comentó que era prudente realizarlo para honrar a este personaje a quien definió como uno de los grandes urbanistas del siglo XX.

“Este homenaje es a un arquitecto, a uno de los más destacados urbanistas mexicanos cuya vasta obra siempre a la vanguardia permitió hacer viables muchas ciudades y municipios de todo el país y América Latina, cuya labor profesional y académica no solo se adelantó  a la ley de asentamientos humanos, sino que él mismo impulsó este ordenamiento legal primigenio”, dijo

Cervantes Sánchez, añadió Prieto, modeló su existencia a imagen y semejanza de aquella “su casa de infancia, en Santa María La Ribera, pues ha estado plena de los abundantes árboles que respetó, su cuidadosa planificación urbana y los libros que ha leído y escrito a lo largo de su vida. Quienes aspiramos a habitar ciudades con dimensión humana, le estamos muy agradecidos, no solo por su labor urbanística sino por mostrarnos el poder transformador de la ciencia social”.

Por su parte, Francisco Covarrubias Gaitán definió al  homenajeado como un erudito por sus tantos libros y publicaciones. “Los libros han estado siempre presentes en su historia docente y profesional. Por ejemplo, realizó 520 números de Urbe, que le dan una presencia muy significativa al urbanismo en el país. Sus estudios de arquitectura le dieron una visión muy integral en la que incorporó tanto la visión sustentable, urbana y regional”

Gracias a ello, añadió, su obra de planeación fue haciéndola cada vez más amplia, acercándola a la realidad. “A partir de su formación de arquitecto en la que realizó más de 50 proyectos, su actividad fundamental fue el desarrollo urbano y dentro de éstas ha realizado innumerables obras que podemos ejemplificar como planes reguladores que abarcan 60 ciudades en México”

Ejemplo de ello fue la restauración de centros históricos como Morelia, La Ciudad de México en llegó a niveles de detalles casi nunca realizados como restablecer la red de agua potable, alcantarillado y la pavimentación total.

Previous «
Next »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *