Los olvidados de Neza

  • Administrador Ecos Aragon
  • 2 agosto, 2017
  • 0

El segundo municipio más poblado del Estado de Méxicoalberga a una ciudad diferente a las convencionales, en donde a pesar de lo que se pueda pensar, la felicidad supera la tristeza, gracias a que los desperdicios de miles de personas, son la bendición para unos cuantos.

Se trata de la “Ciudad Basura” de Nezahualcóyotl, donde pepenadores y recolectores se ganan la vida separando los desechos que se generan diariamente en este municipio mexiquense, con el fin de venderlos y ganar el sustento mínimo para sobrevivir.

Es una alegría estar aquí en el tiradero, porque es un trabajo al que uno se acostumbra. Nosotros que somos pobres, vemos a la basura como bendita, porque con lo poquito que nos da, no nos hemos muerto de hambre”, cuenta La Jarocha, vigilante desde hace 30 años de los vertederos de Nezahualcóyotl.

Sentada en una silla de madera, “La jarocha”, como la conocen en el tiradero, vigila la entrada y salida de sus compañeros pepenadores, quienes reciclan parte de los bultos de basura que llegan al sitio y que alcanzan hasta los seis metros de alto en medio de un terreno llano y sin servicios públicos.

Sin embargo, aunque parezca increíble, sus habitantes han convertido montones de basura, moscas y aguas negras, en una urbe funcional que cuenta con tienditas colocadas en casas de madera, puestos ambulantes, e incluso, una capilla con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Desde que rellenaron el centro comercial Plaza Jardín, nos van trayendo a otro lado a rellenar. Recojo plástico, PET y fierro, para rellenar bolsas de plástico y venderlas. Hasta que uno empaca, se puede vender a varios precios, pero el comprador solo viene dos veces a la semana”, explica la señora María de los Ángeles, pepenadora de este tiradero.

A mí me fue mal con mis yernos. Tengo siete nietos y pues hay que apoyar a las hijas, (aunque) gracias a Dios tuve (dinero) para una carrerita técnica para que estudiaran mis hijos”, agrega, mientras recolecta desechos con sus manos cubiertas con costras de mugre.

Como ellas, cerca de dos mil personas visitan diariamente las 30 hectáreas del tiradero, ubicado a un costado del Bordo de Xochiaca, para separar la basura y lograr regresar a casa con apenas 200 pesos en promedio, para comprar la comida del día.

Esto, debido a que los programas sociales y los apoyos de los gobiernos municipal, estatal y federal, no llegan para ellos: los olvidados de Nezahualcóyotl. Lo poco que tienen, ha sido donado por organizaciones civiles y ciudadanos extranjeros que acuden periódicamente al sitio, para entregarles víveres y ropa.

¿Quién viene a regalarle la ropa? Los gringos. Tenemos un señor que nos viene a dar despensas y cuando no nos da despensas, nos da ropa (…) Cada mes o cada dos meses viene, ya va a venir ahora en agosto”, celebran.

II. Los ocupantes

De acuerdo con autoridades de Nezahualcóyotl, desde el año 2016, un grupo de seis organizaciones recolectoras han ocupado parte del tiradero, para montar refugios que les permitan pernoctar y cambiarse de ropa, luego de una jornada laboral en el municipio.

Sí hay cuartuchos ahí que eran utilizados para el reguardo de los animales hasta el año pasado que se implementó un programa de sustitución de carretas. Ahí son corrales donde resguardaban a los animales de la intemperie. Este tipo de chozas ya les hemos pedido que sean retiradas, porque además representa un riesgo.

Como tal, no hay habitantes, aunque sí debo de decirlo, hay gente que se queda, sobre todo en las noches, para resguardar los materiales que se quedan o cuidar las motocicletas que antes eran carretas”, explicó el coordinador de manejo de residuos municipal, Gualberto Guerrero.

Pese a esto, cientos de mexiquenses acuden a laborar en promedio 12 horas diarias para lograr ganar cerca de 200 pesos en la separación de los desechos dentro del basurero, al que le restan poco menos de dos años de vida útil, debido a que se encuentra a su máxima capacidad.

III. El fin de la Ciudad Basura

Dividida en siete zonas, el tiradero de Nezahualcóyotl se encuentra en su etapa final de vida, pese a que fue donado en comodato al Ayuntamiento en febrero 2016, luego de que los vertederos Neza 1 y 2 fueran cerrados por llegar a su límite de almacenamiento de residuos.

Es un espacio que prácticamente ya está en su etapa final. Tenemos no más de año y medio de vida útil, por ello, el presidente municipal se ha estado dando a la tarea de implementar otros esquemas de disposición final, porque no tenemos espacio físico donde seguir enterrando la basura, sino son esquemas de tratamiento.

Tenemos que apostarle a que toda la gente nos entregue todo el residuo separado, y otra parte importante, una vez que ya tenemos el residuo clasificado es qué hacer con ello. Prácticamente, 80 por ciento de la materia orgánica es humedad que requiere otro tratamiento muy distinto a la materia inorgánica que tiene un poder energético”, aseguró.

De las mil 400 toneladas que se generan a diario en Nezahualcóyotl, al menos el 70 por ciento resultan ser materiales inorgánicos recolectados por pepenadores mientras que el resto es tratado para la generación de composta.

Mientras esto ocurre, La jarocha y doña Mary continuarán disfrutando el ensuciarse las manos y viviendo de lo que les da la basura: esa, que los ha alimentado, a pesar de la indiferencia gubernamental.

Redacción 13
Previous «
Next »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *